Saltar al contenido

10 consejos para mantener los buenos amigos

consejos para mantener los buenos amigos

La tecnología moderna y los medios sociales facilitan la conexión con los amigos y el seguimiento de sus éxitos, intereses y actualizaciones de estatus. Pero los estilos de vida ocupados, la comunicación superficial, la falsa intimidad e incluso la necesidad hacen más difícil desarrollar y mantener amistades reales.

Si tienes buenos amigos que enriquecen tu vida, te aportan energía positiva, impulsan tu bienestar y te sirven como confidentes de confianza, estos 10 consejos pueden ayudarte definitivamente a mantenerlos:

1. Haz tiempo para conectarte.

En The Top Five Regrets of the Dying, la autora y enfermera paliativa Bronnie Ware revela que uno de los arrepentimientos comunes de los moribundos es, “Me gustaría haberme mantenido en contacto con los amigos”. Señala que entre las personas a las que atendía, “había muchos y profundos arrepentimientos por no dar a las amistades el tiempo y el esfuerzo que se merecían”.

Cultivar amistades duraderas implica construir una base sólida, resolver desacuerdos y malentendidos, y mostrar aprecio por la presencia de la persona en tu vida. Todo esto requiere estar en contacto con tus amigos, no sólo en línea sino también fuera de ella.

Cuando estás lidiando con plazos de entrega en el trabajo, atendiendo las necesidades de tu familia, viajando por el mundo o buscando pasatiempos, es un desafío conectarse con los amigos. Pero hacer tiempo para los amigos es esencial si quieres conservarlos.

Mantenerse conectado incluye llamadas telefónicas espontáneas, correos electrónicos rápidos y charlas en línea sólo para saludar o para conocer los desafíos y los éxitos de la vida. También significa hacer tiempo para reuniones cara a cara, que son la clave para crear y mantener un vínculo estrecho.

Si bien invitarlos a fiestas y horas felices es parte de mantenerse conectados, es conveniente incluir reuniones individuales y de grupos pequeños para tener un tiempo de calidad juntos. Establezca una fecha para reunirse, ya sea para un almuerzo del sábado en el restaurante del vecindario, una charla de café antes del trabajo o un juego de bolos un viernes por la noche. Luego, preséntense y trátenlos como a un miembro VIP.

2. Establecer y respetar los límites.

Cuando tu amigo esté pasando por un momento difícil o enfrentando una crisis, hazle saber cómo y cuándo es mejor que te busque para que lo apoyes. Si responde a llamadas telefónicas sólo durante ciertas horas, responde a mensajes de texto en su hora de almuerzo, o revisa sus correos electrónicos sólo una o dos veces al día, infórmale de estos hábitos. De la misma manera, no llame a su amigo a horas extrañas (a menos que tenga el consentimiento explícito de ella) o espere una respuesta inmediata de ella (a menos que se entiendan mutuamente) para resolver el último drama y dilema de su vida.

Las constantes quejas y desahogos pueden perjudicar la estabilidad a largo plazo de su amistad, sin importar lo cercana que sea. Aunque revelar tus frustraciones y decepciones a los buenos amigos es natural y saludable, también debes evitar confiar en ellos para una terapia gratuita. Establecer y respetar límites saludables es crítico para mantener amistades reales.

3. Comunícate de forma consciente.

Cuando estás hablando con un amigo, puede ser tentador llamar y hacer un comentario aquí y allá. Incluso puedes interrumpir y terminar sus frases porque la conoces muy bien.

Por supuesto, la comunicación es una calle de doble sentido. Si repetidamente acribillas a tu amigo con preguntas y te sientas en silencio, no te revelas o no respondes a sus historias, la interacción puede sentirse como un interrogatorio en lugar de una conversación. Las bromas de ida y vuelta y la escucha selectiva son muy comunes entre los amigos. Pero también puede impedir que se forje una fuerte conexión y una verdadera intimidad.

Mirar el correo de voz, mirar los mensajes de texto o distraerse de alguna otra manera puede parecer aceptable cuando estás con buenos amigos, pero puede hacer que dejen de pasar tiempo contigo. Si te interrumpen y necesitas atender a otra cosa, explica brevemente por qué y vuelve a centrarte lo antes posible.

Cuando se trata de conversaciones significativas, los mejores amigos son aquellos que son capaces de escuchar profundamente, sin dar un sinfín de comentarios o consejos no solicitados. Saben cómo no hablar cuando lo que realmente se necesita es un oído comprensivo o un espacio tranquilo.

La escucha profunda le permite estar completamente presente con la otra persona y desarrollar empatía por sus emociones y experiencias. Sentirse completamente escuchado y completamente comprendido son algunos de los mayores regalos que su amigo puede recibir de usted.

“Escuchar es una cosa magnética y extraña, una fuerza creativa. Los amigos que nos escuchan son aquellos hacia los que nos dirigimos. Cuando se nos escucha, nos crea, nos hace evolucionar y expandirnos”. – Karl A. Menniger

Hablar con conciencia también es necesario para mantener buenos amigos. Las palabras que dices pueden ser agradables (como cuando haces un verdadero cumplido) o dolorosas (como cuando ofreces una crítica innecesaria y poco amable). Tu habla influye en tu entorno, moldea tu realidad, afecta a las percepciones de los demás y crea o destruye amistades.

Sé prudente con lo que dices, cuando lo dices y cómo lo dices. Saber cuándo hablar y cuándo permanecer en silencio tiene un efecto dominó en la calidad y la continuidad de las amistades.

4. Esté abierto a la retroalimentación.

Pedir los comentarios, pensamientos y opiniones de tus amigos sobre tu último proyecto o una decisión que tengas que tomar es un gran cumplido para ellos. Si solicitas sus comentarios para ayudarte a crear conciencia de ti mismo, crear nuevos hábitos y hacer cambios positivos, esto demuestra lo mucho que valoras sus ideas. Ya sea que tengan antecedentes, creencias y filosofías similares o diferentes, los buenos amigos traen una perspectiva única a tu vida.

5. Hazles responsables.

Las amistades saludables se construyen sobre la igualdad y el respeto, no sobre la cogestión y la obligación. Mantenga a sus buenos amigos en alta estima y espere que cumplan sus promesas y actúen en consonancia con sus valores e ideales.

Aunque no juzgar es un gran paso, puedes hacer preguntas a tu amigo para ayudarle a ser más consciente de sus elecciones. No se trata de decirle a tu amigo qué hacer, sino de recordarle sus propias capacidades y deseos. Aunque su amigo pueda estar a la defensiva y avergonzado al principio, probablemente le agradezca más tarde por ayudarle a crecer y a mantenerse fiel a sus compromisos.

6. Conócelos personalmente.

Si quieres conservar a los buenos amigos, asiste a sus celebraciones, incluyendo fiestas de cumpleaños, fiestas de graduación, bodas y baby showers. Incluso si es sólo por una hora, su participación en eventos especiales será recordada y apreciada. Puedes capturar fotos conmovedoras y hacer recuerdos duraderos de una experiencia compartida y una ocasión única.

Cree o aproveche las oportunidades de conocer a sus seres queridos, cónyuges, hijos, familiares queridos y otros amigos. Desarrollar pasatiempos comunes e intereses mutuos o aprender sobre las actividades que disfrutan y lo que les da vida. Formar parte de la comunidad de sus amigos ayudará a fortalecer su relación personal con ellos.

“Hacer todo lo posible para promover la felicidad de nuestros amigos es mejor que beber continuamente por su prosperidad.” – Minna Thomas Antrim

7. Dales espacio.

Estar demasiado necesitado o pegajoso puede alejar a los buenos amigos. Cuando tu amigo no te devuelva la llamada, devuelve tu correo electrónico o responde a tu mensaje de texto tan rápido como quieras, no lo conviertas en un gran problema.

Los buenos amigos tienen vidas completas y responsabilidades personales propias, así que no te sorprendas si su mundo no gira a tu alrededor. Explora tus propios intereses, forma una fuerte red y comunidad, y saborea la soledad para que puedas dar a cada una de tus buenas amistades espacio para respirar.

8. Construye la confianza.

Revelar tus gustos y disgustos, tus fortalezas y debilidades, y tus fracasos y éxitos, anima a tu amigo a corresponder y construir una verdadera conexión contigo. Cuando un amigo comparte información personal contigo, considéralo como un paso más para cultivar una auténtica amistad, no como un medio para obtener influencia, contenido para el chisme o poder social.

Practicar la honestidad y la transparencia, mantener las confidencias, y mostrar un interés genuino en el bienestar de tu amigo son la clave para establecer la confianza. Haz lo que dices que vas a hacer. Mantén tus promesas o renegocia si no puedes cumplirlas.

9. Resuelvan los desacuerdos de manera emocionalmente madura.

Supera los conflictos expresando lo que tienes en mente en lugar de permitir que el resentimiento se encone. Indica tus preferencias y punto de vista para crear claridad y fomentar el diálogo, en lugar de hacer argumentos para tratar de coaccionar a tu amigo para que esté de acuerdo contigo. Intentar inculcar el miedo, la obligación y la culpa o utilizar cualquier tipo de chantaje emocional no es nada si quieres mantener una buena amistad.

10. Sé una fuerza positiva.

Aunque los buenos amigos pueden inspirarte, debes evitar las comparaciones obsesivas que pueden hacerte caer o llevarte a un constante aumento. Hacer comentarios negativos, encontrar fallas y emitir juicios son los principales obstáculos.

En lugar de eso, sé testigo de las mejores cualidades y las experiencias más alegres de tu amigo. Fíjate en el momento en que tus amigos están más excitados y energizados, ya sea cuando hablan de su último proyecto de trabajo o cuando progresan en un hobby creativo, y comparte tu observación con ellos. Disfrutarán siendo tus amigos cuando les recuerdes lo que les funciona y cuando te sientas bien con tu propia vida.

No importa lo que hagas, algunos buenos amigos se alejarán naturalmente con el paso del tiempo o cuando las circunstancias cambien. Pero la aplicación de estos 10 consejos te ayudará a mantener más buenos amigos durante muchos años (e incluso durante toda la vida).