Saltar al contenido

La verdad sobre la disfunción eréctil

la verdad sobre la disfunción eréctil

La verdad sobre la disfunción eréctil (DE) es una condición muy incomprendida. Existen varios inconvenientes destacables con el diagnóstico.

El primero es dado que, muy comunmente los hombres llegan a la conclusión de que sufren de DE la primera oportunidad que experimentan un inconveniente de desarrollo. En ocasiones, no obstante, un inconveniente de desarrollo es solo eso.

Un inconveniente de desarrollo (temporal) y la verdad sobre la disfunción eréctil. Todos estuvimos ahí. Todos los hombres sexualmente activos tiene o va a tener un inconveniente ocasional de desarrollo. Eso pasa. Es un hecho de la vida.

El segundo enorme inconveniente es dado que la «DE» es de todos modos un término extenso que detalla inconvenientes de desarrollo masculino crónico y persistente.

Hay de todos modos una cantidad enorme de cosas que tienen la posibilidad de provocar disfunción eréctil. Algunas de estas son físicas, pero otras son mentales. En este texto, vamos a comentar sobre los trastornos mentales que tienen la posibilidad de provocar disfunción eréctil.

Estos son las situaciones en que la «cabeza grande» se mete con la «cabeza chiquita», ocasionando inconvenientes de desempeño sexual que tienen la posibilidad de llevar a inconvenientes de relación muy reales.

La depresión

La depresión no aniquila, por lo menos no de manera directa, pero la gente con depresión crónica tienen un índice de suicidio más prominente que el promedio nacional.

Si la depresión perjudica todos los puntos de tu vida. Puede dejarte aislado del resto de todo el mundo, y lograr que sostener relaciones sea demasiado complicado.

Peor todavía, cuando estás deprimido, el sexo es la más reciente cosa cosa en tu cabeza, y como ya estás tolerando de baja imagen y autovaloración, siempre que te encuentres en una circunstancia romántica, vas a estar plagado de inquietudes.

Las inquietudes acostumbran finalizar expresándose en una total incapacidad para accionar, sexualmente. Es un círculo vicioso. Tu depresión transporta a la carencia de seguridad y inquietudes, lo que transporta a una incapacidad para desempeñarte, lo que te hace sentir menos seguro y más lleno de inquietudes.

Cuando estás en ese sendero, puede ser muy complicado para ti salir de él (o lograr que ELLA pierda la cabeza!)

El estrés

Otro enorme aspecto en el lado mental es el estrés. Los estudios demostraron que los hispanos son algunas de la gente más estresadas del planeta.

Estamos trabajando bastante, no nos tomamos suficientes vacaciones, y cuando lo hacemos, solemos arrastrar nuestro trabajo y todo el drama que va con ello adjuntado con nosotros esta son la verdad sobre la disfunción eréctil.

Nos encontramos siempre conectados, siempre «encendidos» y hemos constituido nuestras vidas cerca de ese pensamiento. Suponemos que si no poseemos un desempeño de estrellas de rock 24/7, entonces nos encontramos realizando algo mal.

El inconveniente, desde luego, es que es imposible llevar a cabo eso en el extenso período y sostener la cordura. En algún momento, tendrás que tomar algo de momento de libertad.

Si no, entonces tu cuerpo ocasionalmente forzará la circunstancia, te vas a enfermar y no tendrás más remedio que tomarte algo de tiempo para reposar.

Pero bastante antes de que pase, vas a comenzar a conocer inconvenientes de desarrollo eréctil.

La buena novedad es que de todos los trastornos mentales que causan DE, este es el más simple de arreglar. Solo ve más lento. Respira hondo. Relájate. Tómate como hábito la meditación o yoga.

Lo sé, lo sé, eres el amo del universo, y si no estás estás siempre «encendido» entonces el planeta no va a ser con la capacidad de continuar sin ti… excepto desde luego que sí lo va a hacer.

Conviértete en un favor y cuelga la cubierta de Superman, por lo menos ocasionalmente.

Juegos mentales

En ocasiones, eres tu peor enemigo cuando hablamos de sexo. No estás deprimido, y no estás intranquilo, pero, súbitamente, te encuentres plagado de inquietudes y antes de que te des cuenta, no puedes rendir.

Esto es en ocasiones jocosamente se lo llama el trastorno de la «chica sensual». Ya conoces cómo funciona: Estás en algún sitio y te levantas a una mujer espectacularmente hermosa.

Está completamente interesada en ti, una cosa transporta a la otra, y antes de que te des cuenta, se están sacando la ropa.

Mientras su ropa se va, súbitamente te percatas de lo espectacularmente hermosa que es esta mujer. Tu cerebro empieza a proceder a toda marcha, y te ves a ti mismo pensando, «Guau… ella es bastante hermosa!»

Entonces empiezas a suponer que quizás ella verdaderamente ES bastante hermosa para ti. Que estás «jugando fuera de tu liga».

Conclusion de la verdad sobre la disfunción eréctil

Ese es el tiempo en que la duda empieza a mostrarse, y antes de que te des cuenta, la erección se derrite como un helado en un día caluroso de verano.

Ese tipo de cosa puede pasarles inclusive a los hombres más seguros de sí mismos. Es vergonzoso, seguro, pero en la mayor parte de las situaciones, es algo temporal, atado a una mujer específica o un acercamiento sexual.

El inconveniente es que en ocasiones puede resultar más que eso, si permites que esa circunstancia de desarrollo exclusivo ocupe bastante de tu cabeza.

En estas situaciones, de forma física no tienes ningún inconveniente, es solo que te estás poniendo nervioso a ti mismo, y tu cabeza grande está desconectando a tu cabeza chiquita, evadiendo que gozes del sexo.

Esto es además muy simple de arreglar, siempre que lo detectes antes de que te lleve a una depresión. Más que nada hablamos de formar parte en otras ocupaciones que aumenten tu seguridad, y admitir que de todos modos todo está en tu cabeza.

Piensa en todas las ocasiones que tuviste sexo. No tuviste inconvenientes entonces, y ella es principalmente hermosa… ¿y qué? Eso es una aceptable cosa, precisamente no es algo para ponerse nervioso, ¿verdad?

La verdad sobre la disfunción eréctil es que aunque hay diversas razones de disfunción eréctil, algunas de ellas son mentales, y de las distintas razones de la patología, estas por lo general son las más sencillas de arreglar.